COMISARIOS DEL CORPUS DE VILLACARRILLO

 

dsc01124

CUSTÓDIA

COMISARIOS DEL CORPUS

Los comisarios, eran las personas nombradas por el Concejo de la Villa, encargadas de organizar y pagar las fiestas del Corpus.

La devoción de Villacarrillo por la celebración del Corpus Christi, conocida antiguamente como “fiestas del Santísimo Sacramento”, según se cita en los libros capitulares del Archivo Histórico Municipal es de “tiempo inmemorial”.

Ya en 1364, en los Estatutos de la Catedral de Jaén, aparece una relación de fiestas y se nombra a la Torre de Mingo Priego relacionándola con la festividad del Corpus Christi.

Los primeros datos que se encuentran de esta festividad en el Archivo Histórico Municipal pertenecen a 1670 y siguientes, fecha del libro capitular más antiguo que se encuentra en el citado archivo.

Año 1670: Se acordó que se celebren las fiestas del Santísimo Sacramento y en ellas se gaste lo que fuere necesario en atención a que el Concejo está empeñado  en ello y nombró por comisarios a los señores Alcaldes Ordinarios  D. Juan Francisco Gutiérrez de Sanmartín y a D. Fernando de Almazán  y Vela.

Año 1671: Se nombraba y nombró por su Mayordomo  D. José de la Torre y que se acepte y que se cumpla con las obligaciones de su oficio tiene la villa de lo que de tiempo inmemorial se hace las fiestas del Corpus, por gobierno de estas villas se nombraron por comisarios de dichas fiestas para que hagan con todo lucimiento a los señores D. Lorenzo Marroquin de Figueras y D. Carlos Gallego de Velasco, alcaldes ordinarios y D. Marcos de Teruel y D. Fernando de Almazán Vela, para que se hagan unas fiestas y para ello, libraron con sus propios y caudal, doscientos ducados que son los mismos que su majestad por sus reales provisiones tiene dado facultad para que se gasten y, estos gastos han de correr por cuenta de los señores Alcaldes y para ello se  haga libranza en su mayordomo que los pague sin embargo y en concurso de acreedores y si no se gastase todo, se haga libranza en la cantidad que costase por memorial de sus mercedes.

SL2.

ORÍGENES DE LA PLAZA DE LA UMBRÍA COMO MERCADO DE ABASTOS DE VILLACARRILLO (Plaza de Juan XXIII)

 

mercado-de-abastos-3

Mercado de abastos (años1950). archivo AHISVI

dsc01122

Plaza de Juan XIII

100_2286

Libro capitular de 1852. Archivo Histórico Municipal

 

En Villacarrillo a 20 de abril de 1851, se acordó EN EL Concejo del Cabildo que, con objeto de dejar expeditas las plazas públicas de esta Villa y hermosear el ornato tan recomendado por las leyes, queda prohibida la venta de toda clase de comestibles  y vajillas en otro punto; habilitándose para mercado o plaza de ventas, la llamada de la Umbría inmediata a la Iglesia parroquial, puesto que consultada la voluntad del caballero Párroco, no se considera que perjudique en nada al Templo ni a los actos religiosos esta medida. Reuniendo a la vez la circunstancia de ser ésta sitio punto céntrico de esta población y para cuya causa ofrece comodidad al vecindario, al efecto mandaron dichos señores se deje libre dicha plaza ocupada hoy por algunos sitios con piedras de particulares y que los dueños de las casas de maderas que hoy existen en la plaza pública, las trasladen en el término de diez días a la nuevamente habilitada, colocándose contra la barbacana de la lonja de la Parroquia[1] y siguiendo el mismo orden. En  las demás que se construyan y soliciten interesados[2]. Así lo acordaron y firmaron los señores del Ayuntamiento, de que yo el Secretario certifico.

Firmado: García de Zúñiga, Rubiales, Rodríguez, García, Felgueras, Claverías, Hervás.

SL2.

[1] La lonja es un lugar de reunión de comerciantes, donde se compra, vende o intercambian mercancías a mayor escala, por el contrario, el término mercado, suele asociarse más a la venta al por menor entre comerciante y consumidor.

En el caso que nos ocupa debe de tratarse del rincón que existe en la parte derecha, donde cuando se construyó el mercado había una escalinata se situaba el vendedor de mantas, ¿recordáis los más viejos?.

[2] “En  las demás que se construyan y soliciten interesados”. Esta frase se refiere a los que trajeren  más materiales de los existentes en la plaza, deben solicitarlo al Ayuntamiento.