CARTA A UN AMIGO

Querido amigo, me alegraré que a la llegada de esta te encuentres bien, yo estoy bien A. D. G.
Me dice el Antonio, que ogaño el Aguacebas baja algo bajo de aguas, lo que es mejor para bañarse en el “peñón del moro” por bajar las aguas remansás.
También me ha dicho que junto a Manolo habéis puesto tomates en la huerta, espero se dé bien la cosecha y me regales unos pocos, pero no le vayas hacer competencia a los hortelanos de Mogón.
Me dicen que junto a otros, habéis refundado el Partido Socialista Español en tu pueblo y que has tenido continuamente cargos de responsabilidad…, no temes a nadie con los tiempos que corren…
Me dicen que has sido concejal de festejos del pueblo y que eras el encargado de soltar los toros en los incierros; ten cuidado con esos bichos que pueden hacer mucho daño a la gente; no seas burro y no los sueltes hasta que no explote el último cobete. …Y si eres presidente de la corrida de toros, no seas egoísta y antes de que se acuerde el público de tus progenitores, reparte orejas por doquier pero resérvate la tuya pa ti.
También me dicen que como eres tan bueno, es seguro que llegues hasta alcalde; si es así, me alegro por el pueblo pero no por ti; serán muchos los que se acerquen a ti por lo que representas y puedan sacar algo en su provecho, pero no porque te quieran de verdad, pues eso solo se tiene en la familia y en los verdaderos amigos, y cuando dejes de serlo dirán que te has llevado los dineros, aunque te hayan costado los tuyos.
También me dicen que junto a otros has fundado la “Penia Taurina” y le habéis puesto un nombre que por Cataluña se utiliza mucho en los bares, “sol y sombra, pero que poco tiene que ver con los toros, qué ignorantes…. Y que además donas tu trabajo y dinero creando un trofeo taurino llamado “muleta de plata” para premiar la mejor faena taurina de la corrida de toros de cada año. ¡Qué presidente más generoso!.
También dicen que eres fundador, o de los primeros que formaste un grupo de espeleología. A veces me pregunto, “para que querrá mi amigo meterse en mas agujeros, si ya tiene el ayuntamiento…”.
Creía que como Alcalde te salían las cuentas, pero me dicen que los concejales de la oposición te han negado el sueldo, qué tacaños, tú que lo das todo. ¡Vaya compañía!.
También me cuentan que administras las olivas de tu familia y echas jornales recogiendo aceituna transportándola después a la cooperativa y además vas a echar el abono, me alegro, porque así tendrás un ingreso extra; pero corre la voz entre tus amigos que lo haces gratis, y también entre tus enemigos, que “algo te llevarás. ¡qué mala gente, qué poco te conocen!.
De todas maneras, algún reconocimiento te habrán hecho…
Me dicen que el Partido Socialista te ha nombrado Presidente de Honor, ¡qué menos!.
Tambien, que el Ayuntamiento le ha puesto tu nombre a una calle, pero que, como había una nueva urbanización con muchas calles sin nombre, han aprovechado (ya que el Pisuerga pasa por Valladolid…), para poner el nombre a de otros que también fueron alcaldes. Como si todos fueran iguales a los ojos del ciudadano. Esto me recuerda a la voz del capataz de ¡todos por igual valientes..!.
También me dicen, que tu familia te ha agradecido los trabajos y dedicación a los intereses familiares mejorándote en la herencia de tu madre que e.p.d….no es para menos…quien lo iba a dudar…, ¡familia no hay más que una!
La ingratitud es más tan grande como tu generosidad.
También….de lo que te dije, te digo; …bueno no sigo por no cansarte, lo dejaré para la siguiente carta en la que te rendiré gratitud por todo lo que has hecho por tu pueblo y tu amistad, no quiero ser el único que quede por hacerlo.
Cuídate.

2 comentarios en “CARTA A UN AMIGO

  1. Como sabes, Victorio, fui una de esas personas de las que se cruzó en su vida, o él en la mía, todo depende de cómo se mire. Mi juventud, apenas 18 años, y mis ansias de querer cambiar las cosas, me empujaron a aceptar el ofrecimiento de un tal Arturo Garví, ya fallecido, persona injustamente olvidada, a constituir las JJ.SS en Villacarrillo. Más tarde ingresaría en el PSOE, en donde comencé a tratar más directamente a Alfonso Carlos, llegando a formar parte de la C.E.L del PSOE-A que él lideró, primero como secretario de organización, más tarde, en la siguiente renovación de la ejecutiva, como vice-secretario general, finalizando mi relación con él tras dos intensos años como secretario particular siendo él ya alcalde.
    Alfonso Carlos, como todos, tuvo en aquella época sus luces y sus sombras. Para mí, a pesar de la repentina y abrupta ruptura de nuestra amistad, fue una persona entregada, amigable, agradable, amigo de sus amigos. Y para que no todo sea agradable, habrá que decir que, en esa época en que lo conocí y traté, era terco como una mula. Un ejemplo de ello fue el hecho de empecinarse en que yo tenía que ser su secretario particular en el Ayuntamiento; muchos fueron los viajes que dio a mi casa para preguntar a mi madre que cuando terminaba mi contrato de trabajo en Castellón porque tenía que incorporarme a la secretaría particular. Muchas fueron también mis negativas pero, como ya he dicho, era muy terco y esa terquedad consiguió, no sólo que yo fuera su secretario particular.
    ¡¡Saludos!!

    Me gusta

    • En lo de terco llevas razón, más que una mula como bien dices; la terquedad surge cuando no hay razonamiento. Desconozco los detalles de tu caso; pero te agradezco que coincidas conmigo en «que fue una persona entregada, amigable, agradable, amigo de sus amigos».
      En cuanto a lo de Arturo Garví, d.e.p. estoy coincido contigo, era buena gente y socialista, conmigo estuvo de sº de organización y conseguimos unir el partido en aquella etapa. Lo recuerdo con mucho afecto.
      Un abrazo Luís.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.