VILLACARRILLO, 1 DE ABRIL DE 1939; LLAMADO DÍA DE LA VICTORIA (80 ANIVERSARIO)

En el palacio del Paseo de la Isla de la ciudad de Burgos, se encontraba el Generalísimo Franco aquejado de una afección gripal, la primera vez en toda la guerra que había enfermado. Cuando se le comunicó el final del incidente de Alicante, y después de dar las gracias, tomó una cuartilla para redactar, excepcionalmente de su puño y letra un parte de guerra.

El primitivo decía así:

“En el día de hoy, después de haber desarmado a la totalidad del Ejército Enemigo rojo, han alcanzado las fuerzas nacionales sus Últimos objvos militares. La guerra ha terminado”. 

«Últimos» estaba escrito con mayúscula, y «objetivos», abreviadamente.

Franco lo leyó y acto seguido se prestó a rectificar, ya que casi nunca gustaba de la primitiva redacción que daba a sus escritos. Quitó lo de «después de haber desarmado a la totalidad del Ejército Enemigo rojo», quedando así: “…cautivo y desarmado el ejército rojo…” (con minúsculas). También cambió lo de “fuerzas” por el término más popular y humano de “tropas”. Rectificó “últimos” dejándolo en minúscula y escribió “objetivos” con todas las letras.

El parte, definitivamente quedó así:

“Parte Oficial de guerra correspondiente al 1º de Abril de 1939, III Año Triunfal.  En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo, han alcanzado las tropas Nacionales sus últimos objetivos militares. LA GUERRA HA TERMINADO”. Burgos, 1º de Abril de 1939. Año de la Victoria. EL GENERALÍSIMO: Franco.

Posteriormente, el Caudillo lo redactó limpiamente, y ya sin correcciones y tachaduras, lo pasó a manos del mecanógrafo de turno.

Firmada por Franco la copia mecanografiada fue llevada urgentemente por el teniente coronel Barroso a los locales de Radio Nacional. A las diez y media, Fernando Fernandez de Córdoba lo leyó con gran emoción. Ante aquel micrófono había dicho tiempo atrás a todos los españoles que se habían ocupado Bilbao, Santander, Lérida, Castellón, Barcelona, Madrid… Ahora ya, afortunadamente, no quedaban más capitales en toda España: se habían agotado todos los objetivos militares.

Aquel famoso parte debe ser unido indisolublemente al siguiente mensaje:

En los momentos en que con la victoria final recogemos los frutos de tanto sacrificio y heroísmo, mi corazón está con los combatientes de España y mi recuerdo con los caídos para siempre en sus servicios. ¡Arriba España! Generalísimo Franco”.

En Villacarrillo, a las 23,30 horas del día 1º de abril de 1939, los señores; D. Fernando Climent, D. Aurelio Más, D. Juan Domarco, D. Pablo Conde, D. Tomás Mercado, D. Joaquín arboledas, D. Andrés Medina, D. Rafael Poblaciones y D. Pablo Gallego, se reúnen en el Ayuntamiento a fin de nombrar una Comisión Gestora para realizar las funciones propias de una Corporación Municipal.

Nombrado Presidente D. Fernando Climent, se dio lectura al acta de constitución provisional de la Comisión Gestora actuante, que  dice:

Provincia de Jaén = Municipio de Villacarrillo = Auditoria de Guerra del Ejercito del Sur = Acta de constitución provisional de la Comisión Gestora de Villacarrillo = En Villacarrillo Partido Judicial de Villacarrillo, provincia de Jaén, a uno de abril de mil novecientos treinta y nueve; Tercer año Triunfal = D. José Capilla Sánchez, Oficial Segundo honorario del Cuerpo Jurídico Militar, en nombre del Excelentísimo Señor General Jefe del Cuerpo del Ejercito de Andalucía, nombró la Comisión Gestora Provisional de esta localidad, formandola los siguientes señores: = Alcalde – Presidente: D. Fernando Climent Soto = Concejales: D. Aurelio Más García, D. Pablo Conde Bellón, D. Juan Francisco Bonachera Arias, D. Tomás Mercado Magaña, D. Andrés Medina León, D. Joaquín Arboledas Escribano, D. Rafael Poblaciones Román y D. Pablo Gallego Fernández = Secretário, D. Leopoldo Rubiales Mora.= Estos nombramientos tienen carácter provisional y solo subsistirán hasta que por las Autoridades que designe el Ministerio de Interior, se proceda a la constitución definitiva de dichas Corporaciones. = Si se produjese alguna vacante, se pondrá inmediatamente en conocimiento de la Auditaría de Guerra del Ejercito del Sur radicante en Sevilla.= Los presentes mencionados señores Juran por su honor, desempeñar fielmente sus funciones con celo, austeridad y energía, inspirándose en las normas de la España Nacional y del Generalísimo Franco, nuestro Glorioso Caudillo.

En base a la Ley de Responsabilidades Políticas[1] de 9 de febrero de 1939, que estableció la propiedad definitiva del Estado de los bienes incautados.

A Juan Bonachera Arias se le nombra encargado de la Comisión para la Recuperación de Objetos y Propiedades, bien de los que fueron incautados por los “rojos”, o bien propiedad de los mismos.

“En la Junta Municipal del día 3 de Abril, Bonachera expuso a la Comisión, la necesidad de que el Alcalde gestione de la autoridad militar de la plaza, la concesión de armas de fuego a los falangistas para la realización del cometido de recuperación de efectos propiedad de los rojos y los incautados por ellos a lo largo de la contienda; se acuerda hacer las gestiones necesarias para hacer posible la petición”.

SL2

[1] La Ley de Responsabilidades Políticas de 9 de febrero de 1939, por la que se crea una jurisdicción especial que, modificada en febrero de 1942 y suprimida por decreto en abril de 1945, extenderá sus secuelas jurídicas y económicas, al menos formalmente, hasta el indulto otorgado en 1966.